Diego Canga del PP: “Los ganaderos sufren doble daño: primero, el lobo mata, y segundo, Barbón no paga”

0
1172

Valoración de la nueva PAC.

-Nuestros ganaderos cuidan el medio ambiente más que ninguno, por ello habrá que estar muy atentos a las posibles consecuencias de la condicionalidad reforzada de la nueva PAC, así como a los eco regímenes o al cuaderno digital. Pedro Sánchez debería haber defendido con mayor energía la situación e intereses de la ganadería de la Cornisa

-¿Qué opina de la inclusión del lobo en el LESPRE? ¿Y del retraso del pago de los daños? ¿Qué piensa de la labor de la ‘reciella’ casi extinta?

-Un ataque en toda regla a los ganaderos asturianos que sufren cada día los daños desde el Gobierno de Sánchez, inasumible para Asturias y que desde la Presidencia del Principado me encargaré personalmente de impulsar su exclusión. Barbón no ha defendido los intereses de los ganaderos, que son tan asturianos como el resto, pero no para Barbón.

El retraso de los pagos es muy propio de un Gobierno que se caracteriza por la mala gestión; los ganaderos sufren doble daño: primero, el lobo mata, y segundo, Barbón no paga. Cambiaremos el modelo de gestión de los daños por fauna salvaje, donde la desconfianza en los ganaderos, las víctimas, será sustituida por la confianza, y pagaremos los daños en 45 días, teniendo en cuenta que el objetivo es rebajar sustancialmente los daños en la cabaña ganadera.

A la reciella la han echado de nuestros montes por la inacción ante el lobo, a pesar de saber y conocer la labor de “desbroce” que hacen; Asturias está maltratada por Barbón y la Asturias rural, más. El consejero/a de Medio Rural de mi Gobierno tendrá capacidad de veto a cualquier medida que pueda ser negativa para los habitantes y trabajadores del medio rural. Es necesario revertir el abandono y ataque de estos años.

-Después de los incendios. ¿Cuál es su valoración? ¿Qué modificaciones realizaría su partido en la Ley de Montes? ¿Qué opina de los acotamientos en zonas quemadas?

-Asturias no se puede permitir estos grandes incendios cada 4 o 5 años; hay que perseguir a los culpables, pero aquí de nuevo aflora la gestión nefasta del Gobierno de Barbón, que no ayuda en nada. No puede ser que no se hayan permitido quemas controladas, que se haya reducido la inversión para limpieza de montes un 95%, que tengamos 12 motobombas en un hangar por defectos en la compra, lo que es un auténtico escándalo, que los planes comarcales no se apliquen, que no haya vigilancia… Demasiadas deficiencias de gestión que hacen que las dimensiones sean de esta magnitud. No sirven lamentos, sirve la buena gestión de la que adolece este Gobierno, porque no es un problema de fondos. Hay que adaptar la Ley autonómica a la del Estado de 2015; Barbón incluso ha rechazado hacerlo; se debe disminuir la carga burocrática para aprovechamientos forestales, incluir los nuevos retos como sumideros de CO2, sumideros de carbono, regular las agrupaciones de propietarios. En definitiva, modernizar y que el sector forestal pueda despegar como motor económico en las zonas rurales, y ser un elemento clave en la lucha contra la despoblación.

Restaurar el acotamiento de zonas acotadas es lo que le espera a los ganaderos asturianos si el nuevo Gobierno de Asturias lo preside Barbón, con sus socios de Podemos e IU; el Gobierno que yo presida en ningún caso atacará a los ganaderos, y por tanto, la eliminación del acotamiento al pastoreo se mantendrá si yo soy Presidente.

-Se prevé una bajada del precio de la leche y se ha dejado de cebar terneros por el aumento de costes de producción. Los cierres son continuos. ¿Cómo ve la situación a futuro?

-La pregunta ya lo dice todo: los costes de producción han aumentado y, por tanto, no procede bajadas del precio de la leche con los actuales costes de producción. En todo caso, desde mi Gobierno impulsaremos una aplicación real de la Ley de Cadena Alimentaria, y no como está haciendo Barbón, que solo habla del Título de la Ley pero no pone medios para que se cumpla, en otro engaño más al sector primario. Los ganaderos no pueden trabajar con pérdidas, recibiendo precios por debajo de coste, y lucharemos desde mi gobierno contra esta mala praxis.

Los ganaderos de carne echan sus cuentas y el riesgo de cebar terneros frente al posible beneficio no les compensa, porque los márgenes son muy pequeños; hay que buscar fórmulas de cebo comunitario que abaraten costes y nos permitan mantener la producción de carne de calidad en la IGP Ternera Asturiana.

-Para mantener las ganaderías existentes con titulares de más de 50 años ¿qué medidas se podrían tomar?

-Las ganaderías, independiente de la edad del titular, deben ser rentables; si no lo son, cerrarán los de más de 50 y los de menos. Por tanto, precios dignos por sus producciones.

Desde el Gobierno se pueden aplicar políticas que reduzcan los costes de producción, como poner a disposición más superficie, a través de políticas de movilización de tierras en desuso, a través de incentivos fiscales, reducción de la fiscalidad rural para municipios menores de 5.000 habitantes,

-Las ganaderías cuya base territorial es el monte comunal enfrentan los problemas del matorral y la fauna salvaje, ¿tienen futuro?

-Tienen futuro si se adoptan políticas para solucionar los problemas; si no se permiten quemas controladas, el matorral crece; si no se realizan desbroces, la superficie útil disminuye y se dependerá más de compra de insumos del exterior; si se protege al lobo, las explotaciones perderán rentabilidad. Es decir, hay que tomar el camino contrario por el que transita el Gobierno de Barbón: autorización de quemas controladas, plan de desbroces para recuperar pastos y sacar al lobo del LESPRE, junto a un control real de la población de jabalí, que abrasa los pastos de miles de ganaderos.

-Hablemos de relevo generacional, ¿cree que esta situación incentiva a los jóvenes? Con respecto a las ayudas a la incorporación, transcurrido el periodo de compromiso muchos abandonan.

-Abandonan porque les abandona el Gobierno, les abandona Barbón, porque cree que con una ayuda ya les vale. Necesitan gestión de Gobierno.

-El despoblamiento en las alas asturianas es una realidad. ¿Qué planes tienen al respecto?

-Es el gran drama de Asturias. Cada día hay 25 asturianos menos. En los cuatro años de Barbón, Asturias ha perdido casi 24.000 habitantes. No nos podemos resignar a esta tragedia que compromete el futuro de Asturias. Lo primero es generar las condiciones para que se creen empleos y nuevas actividades en el medio rural. Con medidas concretas, como la compensación del IBI en los concejos con menos de 5.000 habitantes a toda la población, y en los concejos entre 5.000 y 20.000 habitantes, se eliminará el IBI a los nuevos residentes, durante el primer año, y a todos los inmuebles de uso empresarial. También la bonificación completa en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones y en el de Transmisiones Patrimoniales Onerosas. Devolución del 50% del pago del alquiler de la vivienda habitual para autónomos, con un límite de 500 euros, y una deducción de 600 euros en el IRPF para mayores de 70 años que vivan solos. Y crearemos una Consejería específica para afrontar el reto demográfico. Será una de nuestras grandes prioridades.