Manuel Iñarra de Ciudadanos: “El campo necesita más hechos y menos burocracia”

0
1151

-Valoración de la nueva PAC.

-La nueva PAC parece diseñada para perjudicar a los agricultores. Uno de los puntos importantes es la limitación del trabajo diario. El campo y la agricultura no entienden de horarios y tanto ganaderos como agricultores trabajan 24 horas, siete días a la semana.

La nueva PAC tiene la intención de ser verde, ecologista, y eso es un principio fundamental que se debe respetar, pero no se pueden seguir poniendo piedras en el camino de los trabajadores del campo. La nueva PAC es fallida porque no ayuda al campo, sino que le pone más trabas a un sector ya muy perjudicado por la despoblación, la falta de relevo generacional y las políticas regionales.

Fomentaremos una adaptación a las exigencias ambientales de normativas nacionales y europeas para evitar impedimentos en la actividad, así como para recibir pagos acoplados o nuevas oportunidades de negocio en función de la contribución ambiental de la explotación.

-¿Qué opina de la inclusión del lobo en el LESPRE? ¿Y del retraso del pago de los daños? ¿Qué piensa de la labor de la reciella casi extinta?

-El lobo no debería estar incluido en el LESPRE. El lobo debe ser una especie cinegética, hay que controlar su población para evitar que sigan matando ganado. Consideramos que desde la Administración tanto ganaderos como agricultores deben ser parte activa de ese control, incluso permitirles (si poseen licencia de armas) abatir ejemplares en sus propiedades si están ocasionándole algún daño a las cosechas o atacando a sus animales.

El retraso del pago de daños ya es una cuestión de burocracia. El actual Gobierno, que siempre se harta de prometer ayudas, tiene todos los medios y no hace nada por agilizarlo.

Incrementaremos el apoyo a nuestros ganaderos frente a los ataques de lobos, aprobando un nuevo programa de ayudas. La necesaria protección de nuestra biodiversidad no puede suponer una amenaza para el modo de vida de nuestros ganaderos, y es el deber de la Administración, a todos los niveles, velar por esa convivencia entre objetivos tanto ambientales como económicos.

La reciella, por otro lado, es imprescindible ya que mantiene los montes limpios y, a su vez, da un rendimiento a los ganaderos

-Después de los incendios. ¿Cuál es su valoración? ¿Qué modificaciones realizaría su partido en la Ley de Montes? ¿Qué opina de los acotamientos en zonas quemadas?

-Es un tema complejo, necesita de un análisis profundo, sosegado y alejado de las ideologías. Se necesita con urgencia sentar a todos los sectores que puedan aportar soluciones y llegar a un entendimiento. Tenemos que conocer la visión de los bomberos, de los ecologistas, de los ganaderos y agricultores, de los técnicos forestales y de todos aquellos colectivos que puedan aportar una visión de conjunto.

Es muy jugoso entrar en el terreno de la batalla política, de lo dialéctico, pero no es lo que Ciudadanos va a hacer. No permitiremos que se sigan tomando decisiones desde un despacho o un mitin.

También protegeremos la inversión en el sector forestal para impulsar la innovación y la adopción de tecnología en la gestión de nuestros montes. Fomentaremos el acceso de nuevos inversores, dotando al sector de mayor seguridad jurídica, con normativas estables y planificación a largo plazo.

 

-Se prevé una bajada del precio de la leche y se ha dejado de cebar terneros por el aumento de costes de producción. Los cierres son continuos. ¿Cómo ve la situación a futuro?

-Es un problema importante, más aún en una región lechera como la nuestra. Con el descenso del precio de la leche y el aumento de costes de producción, corremos el riesgo de que la producción se disminuya a niveles alarmantes.

La ley de la Cadena Alimentaria, por ejemplo, que está aprobada, pero sin saber por qué, el Gobierno no la ejecuta.

-Para mantener las ganaderías existentes con titulares de más de 50 años ¿qué medidas se podrían tomar?

-Tenemos que promover el relevo generacional. Daremos un asesoramiento personalizado a todos aquellos jóvenes que se incorporen a la actividad agraria y fortaleceremos las iniciativas para revertir el abandono femenino del medio rural. Definiremos la figura del “maestro agricultor” y estudiaremos la implantación de programas de intercambio de jóvenes agricultores y ganaderos de distintas zonas, dentro de nuestra comunidad o en distintas autonomías, para favorecer la adquisición de conocimientos y experiencias compartidas.

-Las ganaderías cuya base territorial es el monte comunal enfrentan los problemas del matorral y la fauna salvaje, ¿tienen futuro?

-Tienen futuro, pero hay que articular bien la gestión para que la puedan ejecutar los que de verdad saben lo que hacen, que son agricultores, ganaderos y silvicultores.

-Hablemos de relevo generacional, ¿cree que esta situación incentiva a los jóvenes? Con respecto a las ayudas a la incorporación, transcurrido el periodo de compromiso muchos abandonan.

-Cualquier ayuda es bienvenida, por supuesto. Pero las ayudas de incorporación tienen unas trabas burocráticas absurdas o se eternizan tanto que no suponen una gran ventaja. Hay gente que lleva peleando años por ellas y, cuando les llegan, se les ahogan con inspecciones para retirárselas. El campo necesita más hechos y menos burocracia.

-El despoblamiento en las alas asturianas es una realidad. ¿Qué planes tienen al respecto?

-Tenemos que trabajar para impulsar ese Pacto de Estado contra la Despoblación propuesto por la Federación de Municipios y Provincias para tratar de devolver la vida a nuestros pueblos. Tras 40 años de bipartidismo en nuestro país y de gobierno del PSOE llevamos acumulados 40 años de promesas incumplidas y desde entonces nuestros núcleos rurales no han hecho más que perder población.

En cuanto a medidas, eliminaremos el impuesto de sucesiones de los trabajadores del sector primario, promoveremos incentivos fiscales para quienes decidan trasladar su residencia habitual o iniciar un negocio en concejos en riesgo demográfico, fomentaremos el consumo de productos ecológicos y de cercanía obtenidos en el entorno de los consumidores, y protegeremos y potenciaremos a las razas autóctonas. También realizaremos formación continua en la búsqueda de la profesionalización de nuestros agricultores, silvicultores y ganaderos