SAT Lluisa: “Esta profesión no es un trabajo, es un modo de vida”

0
4971

La vaca frisona Lluisa Duplex Siberia, propiedad de SAT Lluisa de Condres (Gozón), nacida en 2009 con una producción de 161.085 kg de leche a lo largo de sus 9 lactaciones en vida, con una media de un 3,33 de grasa y un 3,34 de proteína encabeza el listado de animales del Club de Producción Vitalicia de CONAFE publicada el pasado diciembre.

El Club de Producción Vitalicia está formado por las vacas de Mérito por Producción Vitalicia, que se concede a toda hembra de Registro Principal que haya superado en su vida productiva los 100.000 kg de leche, según el Reglamento del Libro Genealógico de la Raza Bovina Frisona Española. También forman parte las vacas que superan esa producción del Registro Auxiliar.

CONAFE hacía pública en diciembre la lista donde aparecían las vacas que han superado esta producción en noviembre 2021, incorporando aquellas que habiendo alcanzado anteriormente el límite de 100.000 Kg, han aumentado su producción superando los 150.000 Kg. En ese listado aparecen otras 19 vacas de ganaderías asturianas.

Los hermanos Ángel Manuel y María Victoria Gutiérrez cogieron el relevo de sus padres y están al frente de SAT Lluisa. Actualmente la ganadería cuenta con 242 animales, de los cuales 140 son vacas en ordeño, 22 secas y 80 novillas. Su producción media por vaca y día supera de manera sostenida los 44 litros de leche a dos ordeños, con previsión de superar los 2.239.000 litros acumulados la pasada campaña. Se trata de una explotación con alta producción láctea.

La base principal de su mezcla unifeed son los forrajes propios de maíz y raigrás además del concentrado. Ángel Manuel se incorporó en 1999 y María Victoria en 2006 tras acabar sus estudios de Veterinaria. Ambos coinciden en destacar que “esta profesión no es un trabajo, por el esfuerzo y dedicación que requiere, es un modo de vida”.

-¿Qué importancia tiene para ustedes la genética?
-Tiene una importancia crucial en la ganadería, cada granja debe definir lo que quiere, la base de la que parte, lo que puede mejorar y hacia dónde quiere ir. La genética es una de las herramientas que te ayudan a conseguirlo. En nuestro caso, tradicionalmente hemos hecho más presión de selección en cuanto a tipo, pero desde hace tiempo buscamos vacas equilibradas, sin descuidar la morfología atendemos más a rasgos de salud, longevidad, recuento de somáticas y buscamos vacas que den cada vez menos problemas además de una gran producción.

-¿Qué destacarían de la vaca que encabeza el Club de Producción Vitalicia de CONAFE?
-Siberia era una vaca bastante excepcional, hija de Duplex, morfológicamente de tamaño medio con buenos aplomos y ligamentos fuertes, lo cual ayudó a que durara tanto tiempo. Es excepcional porque consiguió a lo largo de su vida acumular más de 160.000 litros, algo bastante complicado y lo hizo siendo una vaca integrada en el rebaño de manera que pasaba casi desapercibida ya que por sus rasgos de salud y fertilidad, no dio problemas, una vaca sana y que encadenó a lo largo de sus más de 12 años y medio 9 lactaciones. Es la línea de vaca que queremos conseguir, una vaca longeva, sin problemas y gran producción. Estuvo en la granja hasta el final, nació aquí como todos nuestros animales, y en julio de 2021 encadenó una serie de problemas metabólicos que con la edad que tenía no pudo superar. Para nosotros es un orgullo haber tenido esta vaca, no es la primera vez que encabezamos este ranking, tuvimos una con 140.000 litros, pero año a año se van superando las producciones.

-¿Cómo ha evolucionado su ganadería?
-Ha evolucionado mucho, la heredamos de nuestros padres y abuelos, antes era más artesanal, aunque seguimos dedicándole mucho tiempo, se trabaja de otra manera. Hemos incrementado el número de animales, mejorado en morfología, productividad y eficiencia. Como el resto de ganaderos, hemos invertido en mejorar nuestras instalaciones para
conseguir un mayor confort y bienestar para nuestros animales. Trabajamos para hacer cada vez mejores forrajes. En definitiva, hemos intentado a lo largo de los años formarnos para ser cada vez más profesionales adaptándonos a los tiempos e incorporando tecnología y mecanización.

-¿Cómo ve el futuro?
-Hasta en el presente hay incertidumbre sin falta de mirar al futuro. Los incrementos de los costes de producción influye en que los beneficios pequeños de por sí, se reduzcan aún más. Cada ganadería es un mundo, no es lo mismo afrontar una situación de crisis con unas inversiones pagadas o casi amortizadas que desde la perspectiva de una persona que se incorpora con grandes inversiones y endeudada. Nadie debería quedarse atrás y esas ganaderías con dificultades tanto la Administración como la industria debería apostar por ellos. Con respecto al precio de la leche, tenemos la suerte de ser socios de Central Lechera Asturiana, eso es sinónimo de estabilidad, garantía en las recogidas sin límite de producción y otra serie de ventajas que tenemos que poner en valor. En la actual crisis de precios, desde CLAS nos han enviado un importante balón de oxígeno mediante una serie de complementos puntuales en el precio de la leche, y nos gustaría que esa prima se incorpore al precio base, creo que es de justicia, lleva mucho tiempo sin tocar y se necesita un apoyo real y firme, que nos motive a seguir adelante. Vivimos una de las peores situaciones, no solo por los precios, sino por la imagen de la ganadería de cara a la sociedad. Por eso se dio un golpe en la mesa en Oviedo en el mes de diciembre con las movilizaciones, por un lado para pedir que la Administración no sea una mera gestora de ayudas, sino que se involucre de manera más activa en nuestra problemática y para decirle a la sociedad que estamos aquí, que los alimentos que cada día consumen tienen mucho trabajo detrás y somos necesarios. La sociedad desconoce nuestro trabajo. La gente se marchó de los pueblos y las actuales generaciones tienen una desvinculación total con lo que es el medio rural, hay que mostrárselo. El futuro se presenta con retos, de adaptación a las nuevas normativas y con retos medio ambientales importantes. Muchas veces las granjas crecemos de manera desordenada, sin suficiente capacidad para almacenar los residuos, o sin los terrenos necesarios, habrá que armonizarlo todo, buscar soluciones y seguir peleando.