La Marca de Garantía Pro-Biodiversidad constata la apuesta de ganaderos y consumidores por las producciones locales respetuosas con su entorno

0
1503

El encuentro anual entre los productores de lechazos ProBiodiversidad de la comarca de los Picos de Europa y la entidad gestora de la marca, la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos, tiene como objetivo analizar los resultados de la campaña del presente año 2023 y plantear los objetivos y actuaciones a desarrollar en 2024.

Adicionalmente, el grupo de trabajo aprovecha la ocasión para debatir sobre los obstáculos y amenazas a las que se enfrenta la ganadería extensiva de montaña, nuevas oportunidades y propuestas de mejora. La marca de garantía ProBiodiversidad fue creada en 2011 y está registrada por la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos en el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Se diseñó con la idea de alcanzar un modelo de comercialización más beneficioso y rentable para ganaderos de ovino y caprino que operan bajo sistemas tradicionales extensivos, negociando con las cadenas comercializadoras precios justos acordes a la calidad de sus reses y a la singularidad de sus procesos de trabajo, que están muy ligados a la conservación de la biodiversidad en los espacios de montaña. La marca inició en 2018 su venta local mediante acuerdos firmado con la cadena de distribución Alimerka, que comercializa la carne en sus supermercados de Asturias y Castilla y León.

A la cita de hoy han acudido 21 ganaderos adscritos a la marca, procedentes del área de los Picos de Europa en su vertiente asturiana -Cabrales, Peñamellera, Onís- y cántabra, y los responsables de la FCQ en la comarca. La jornada se dividió en dos partes: la primera, centrada en el análisis de la campaña 2023 y las previsiones para 2024, y una segunda en las que se debatieron necesidades de mejora y nuevas propuestas. Se contó con la presencia de una profesional veterinaria con la que se trataron aspectos sanitarios y de bienestar animal. Los datos presentados por los técnicos de la FCQ son muy alentadores: en la campaña 2023 participaron 19 productores, que pusieron en el mercado 1.626 lechazos con un peso total de 11.746,49 Kg. El crecimiento de la marca desde 2018 es significativo, pasando de los 5 productores de 2018 a los 19 de 2023 (y ya se han incorporado 2 nuevos productores para 2024), lo que supone un incremento de más del 300%. Asimismo, los kilos comercializados se han incrementado también un 200%, pasando de 4.400 a los 11.700 kilos. Los datos revelan el interés de los consumidores por un producto local, de calidad, y procedente de sistemas tradicionales extensivos, que además favorece la economía en nuestros pueblos y aldeas de montaña de la comarca de Liébana y Picos de Europa. Por parte de los productores, la lista de espera para la incorporación a la marca sigue creciendo.

Los sistemas de producción en extensivo son importantes en la gestión del territorio y la conservación de la biodiversidad, dado que el ganado en pastoreo contribuye a mantener hábitats, especies amenazadas y paisajes de alto valor natural, que de otra manera evolucionarían hacia hábitats más cerrados, menos accesibles y más vulnerables a los incendios. Además, generan alimentos de calidad de forma segura y responsable. Sin embargo, distintos aspectos económicos y sociales unidos a la globalización económica y al despoblamiento del medio rural están amenazando seriamente la continuidad de este tipo de manejo. Por ello, y dada la importante vinculación entre el mantenimiento de los rebaños en la montaña y la alimentación del quebrantahuesos y otras especies carroñeras, la FCQ plantea iniciativas como esta marca para la revitalización y el impulso de la ganadería de montaña.

Entre los problemas más debatidos en este grupo de trabajo está el manejo de los rebaños, por las dificultades orográficas y la presencia de depredadores, que exige el mantenimiento de perros de guardia (4 mastines de media por rebaño) y una vigilancia continuada. Este año, se ha repetido el helitransporte de pienso para estos perros hasta las zonas de pastos de verano, y se ha facilitado un servicio veterinario de desparasitación, vacunación y curas para animales heridos en el campo.

Además, a través del proyecto Ganadería Pro-Biodiversidad, financiado por la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico a través de los fondos Next Generation, se están desarrollando otras acciones ligadas a la mejora de la rentabilidad de las explotaciones ganaderas, al manejo de los perros de guarda, al bienestar animal de los rebaños y a la investigación nutricional de las carnes de extensivo.