ASINCAR promueve la automatización del envasado de alimentos a través de una solución robótica

0
1470

El Centro Tecnológico Agroalimentario ASINCAR presentó en su planta piloto de Noreña un taller demostrativo para mostrar la plataforma APRIL, un prototipo de robot diestro (dexterous), autónomo, ágil y de bajo coste capaz de manipular, ensamblar o procesar diversos productos/materiales blandos y flexibles en el entorno de producción, como por ejemplo el pollo.

En el transcurso del taller se mostró el funcionamiento del robot APRIL de un modo práctico, han presentado los avances tecnológicos y los principales resultados alcanzados en el proyecto, y finalmente se ha fomentado la interacción y el networking entre los asistentes, incluyendo actores tecnológicos relevantes a nivel europeo.

Durante la demostración de la plataforma robótica APRIL, se mostraron diferentes funcionalidades como: la clasificación inteligente de piezas de pollo en base a su vida útil; la manipulación y el envasado automatizado de piezas de pollo; la detección e identificación de piezas de pollo en la cinta transportadora o la planificación de tareas.

Dentro del proyecto APRIL ASINCAR realiza varios papeles. Ha desarrollado un sistema digital no invasivo para la predicción de la vida útil de la carne de pollo, en línea y tiempo real. Este sistema se ha integrado con el brazo robótico APRIL confiriéndole la capacidad de envasar las piezas de carne en base a su vida útil. Asimismo, coordina la demostración alimentaria incluida en el trabajo, y consistente en el envasado de dichas piezas. Esta actuación se ha realizado durante las últimas semanas en la planta piloto de ASINCAR, un espacio ideal para validar la solución APRIL antes de dar el salto al entorno industrial real. El taller ha puesto el colofón a dicha demostración.

A nivel alimentario, la funcionalidad de envasado robótico de alimentos planteada en este proyecto tiene muchas ventajas. Por un lado, se mejorará la ergonomía del puesto actual, caracterizada por ser una tarea rápida y repetitiva que se desarrolla en una sala a bajas temperaturas y una humedad alta; se disminuirá la probabilidad de contaminación al reducirse la manipulación de la carne de pollo por parte del operario; se diseñará un sistema objetivo para determinar la vida útil, a diferencia de la estimación subjetiva hecha actualmente por los operarios en base al uso de sus sentidos y experiencia; y se implementará una herramienta para complementar la necesidad de personal para el desarrollo de tareas básicas. Por tanto, la implementación de robots tipo APRIL pueden conducir a beneficios operativos relevantes.

María Eugenia Beltrán, coordinadora del proyecto e investigadora de la Universidad Politécnica de Madrid, explicó que April “es un proyecto ideado para ayudar a las empresas en la digitalización y automatización para encaminarse hacia la producción del futuro“.

Roberto Morán, responsable de proyectos europeos de Asincar, comentó que este robot “supondrá un avance para la seguridad alimentaria, ya que al incorporar una mano robótica hecha con material para la industria alimentaria y el diseño higiénico evitamos que pueda haber esa contaminación que podría entrar a través de la manipulación por parte del técnico“.

Por su parte Óscar lima, investigador del centro de Inteligencia Artificial de Alemania, ha indicado que “la mano se compone de dos redes neuronales a través de las cuales se le enseña, por una parte, a controlar el agarre y por otra a hacer una estimación de cómo fue agarrado, en este caso el pollo”.