ASINCAR alerta de la situación de las empresas del sector

0
832

Es especialmente preocupante el continuo incremento de precios de la materia prima para la elaboración de embutidos. La subida del coste del porcino está alcanzando unos valores sin precedentes, pagándose hoy en día la canal de porcino un 65 % más caro que hace un año y llegando a incrementarse en casi un 70 % en piezas como la panceta o la papada, tan esenciales en la elaboración de chorizo y morcilla asturiana. Eduardo Pérez Arena, presidente de ASINCAR, destacó que estos “son incrementos que no se habían registrado hasta la fecha, y que están dificultando la operativa de las empresas chacineras de la región, que ven cómo aumentan sus costes de producción, y sus márgenes se reducen drásticamente, comprometiendo su viabilidad. Además, hay otros ingredientes como la cebolla para la elaboración de morcilla, que son ya difíciles de encontrar y están a precios nunca vistos”.

Por otro lado, resulta muy complicado repercutir el incremento de costes, en los precios al siguiente eslabón de la cadena, la gran distribución, el comercio minorista y la restauración, que son los principales clientes de la industria cárnica asturiana. Además, el consumidor también se ve perjudicado, pues sufre un continuo incremento de los precios. Esta realidad afecta sobre manera a las pymes cárnicas asturianas, y ha llegado a provocar una pérdida de competitividad y de rentabilidad importante.

No se prevé una mejora en la situación en el corto plazo y la situación puede poner en jaque la viabilidad empresas de la región. Esta situación está lastrando la recuperación económica de un sector que da empleo a 1.500 personas en la región y que alcanza una cartera de negocio anual de más de 100 millones de euros.