Unión Rural Asturiana ruega que se rectifiquen las políticas que llevan a la desaparición de la agricultura y la ganadería en Asturias”

0
1195

El coordinador de Unión Rural Asturiana, Pablo Rodríguez, ha asegurado ayer en la comparecencia ante la Comisión de Hacienda en la Junta General del Principado que “Unión Rural Asturiana es una nueva organización profesional que surge del campo asturiano, por y para la solución de los problemas que aquejan a nuestro medio rural, y lo hace en el seno del creciente descontento por los graves problemas que lo aquejan y por la falta de soluciones a los mismos”.

El coordinador de URA ha comenzado su intervención subrayando que: “vamos a centrar nuestra intervención en tres cuestiones urgentes y fundamentales, dado el exiguo plazo de tiempo con que contamos, que son los DAÑOS DE LA FAUNA SALVAJE, LA LEY DE LA CADENA ALIMENTARIA, Y LA CELEBRACIÓN DE ELECCIONES AGRARIAS”. Continuó afirmando que “en primer lugar, queremos dejar claro que, por más que se intente mentir en no pocas ocasiones, los presupuestos consisten en repartir el dinero que hay, no en generarlo de la nada, por tanto, los recursos que se destinan a un propósito se menguan de otros, y no es cierto que haya para todo y que no guarde relación alguna, por ejemplo, la protección de la fauna silvestre, con la protección de la ganadería, y ello porque los fondos que se invierten en lo primero, se detraen a los segundos.”
El coordinador explicó que “debemos dejar claro la explotación de grandes mentiras, tales como la protección del lobo, que es una especie que según las directivas europeas Aves y Hábitat, en España, al norte del río Duero dónde nos encontramos, no se encuentra ni mucho menos en peligro de extinción, sino que en el anexo cuarto de la directiva europea, lo incluye en estas nuestras latitudes entre las especies que pueden someterse a medidas de control poblacional”. También dijo que por el contrario: “contamos en Asturias con razas autóctonas que si se encuentran en peligro de extinción, como el poni Asturcón, la oveya Xalda o la Cabra Bermeya, a las que a diario se devora el lobo, por tanto y queremos decir alto y claro a quienes hablan de proteger especies, que se están invirtiendo fondos públicos para proteger a una especie que no está en peligro de extinción como el lobo, y permitiendo que ésta se coma a las que si lo están como la oveya Xalda, la cabra Bermeya o el poni Asturcón”

Pablo Rodríguez propuso soluciones:
“La primera de ellas se nos ocurre comprobando que, destinan ustedes un cada vez más creciente presupuesto a la protección del oso, y del resto de fauna silvestre, dotando a la Fundación Oso Asturias y a las Asociaciones para la conservación de los recursos naturales con un total de 470 400 euros, casi un 25 % del total previsto para abonar los daños, y se nos ocurre proponerles, que ya que los agricultores y ganaderos son los mejores conservacionistas de nuestro medio rural y dado que por ejemplo quedan menos pastores de ganado menor en nuestros montes o menos productores de queso de los Bellos que osos y que lobos, se mengüen estas partidas en un 50 % para incrementar en la misma proporción la partida correspondiente a los daños de la fauna salvaje, o para sufragar una partida expresa destinada a la prevención de dichos daños. Vaya por tanto ahí una de nuestras primeras propuestas de enmienda. Y había ingresos procedentes del estado para prevenir los daños de esa fauna que ustedes tanto protegen en detrimento siempre del agricultor y ganadero:

– 707014 Aportación del Estado. Prevención daños en fauna 77.000. Por tanto ahí va nuestra primera propuesta de enmienda:
1. Bajan en 200 000 € cada una de las partidas presupuestarias: (483006 Asociaciones para la conservación de los recursos naturales 230.400, 483052 Fundación Oso Asturias 240.000)
2. Sube en los 400 000 € que decrecieron globalmente las dos anteriores, la partida 483005 Indemnización de daños ocasionados por la fauna salvaje 2.000.000.”
Respecto a la Ley de la Cadena Alimentaria el coordinador de URA ha dicho que “la Ley 16/2021, de 14 de diciembre, por la que se modifica la Ley 12/2013, de 2 de agosto, de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria, en su exposición de motivos, afirma que el sector agroalimentario español es un elemento estratégico para la economía nacional, dada su aportación decisiva al PIB y a la balanza comercial. Además de estratégico por sus profundas implicaciones sociales. Así, participa destacadamente en la conformación de la cultura, el paisaje, la gastronomía o las tradiciones, es un yacimiento de empleo fundamental y resulta, al propio tiempo”

Pablo Rodríguez ha propuesto: “Detraer fondos de alguna de las partidas de la Consejería de Desarrollo Rural y Cohesión Territorial, para destinarlos a la urgente necesidad de controlar el cumplimiento de la Ley de la cadena alimentaria, y para ello observamos por ejemplo partidas como:

– Partida presupuestaria a la JUNTA GENERAL DEL PRINCIPADO: 16.964.000 0,29
– Asignaciones a Grupos Parlamentarios: 3.040.000 euros (una media de 67.555€ por cada uno de los 45 Diputados, al año aparte de los gastos de funcionamiento de la JGPA)
– Partida para el Funcionamiento Grupos Acción Local: 2.225.000 euros (hay 11 grupos repartidos por Asturias que funcionan con personal propio no funcionario con este coste desorbitado que no nos podemos permitir) Fíjense si somos modestos, en esta segunda enmienda que, simplemente con detraer 100 000 euros en cada una de las anteriores partidas podríamos crear un alta de generación de una nueva partida para implementación del control de cumplimiento de la Ley de la Cadena alimentaria en Asturias, dotada con 300 000 € de presupuesto.”

El coordinador de URA, ha manifestado que: “pedimos que se convoquen ya elecciones Agrarias porque la representatividad del campo asturiano continúa basándose en unas elecciones celebradas hace casi dos décadas, durante las cuales el agro astur ha experimentado una importante transformación que lo ha traído hasta la crítica situación en la que actualmente se encuentra”.

Continuó asegurando que: “el campo en Asturias está asfixiado y abocado a la práctica extinción, mientras se le niega tan siquiera la posibilidad de elegir a sus representantes democráticos y legítimos a través de los que poder canalizar sus justas reivindicaciones, y desarrollar el papel representativo que les otorga la normativa vigente. Obviamente URA no tiene opción a participar en nada, simplemente porque no se permite votar a los interesados, a los representados”

Pablo Álvarez propuso: “La partida a las asociaciones y organizaciones Agrarias (240. 000 €) que desde hace años se destina, al menos en parte, a su distribución entre UCA, ASAJA y COAG, mientras no se celebran elecciones agrarias, les proponemos que se destine: a celebrar elecciones agrarias para medir la representatividad del campo, antes de repartir recursos públicos entre quienes no han sido elegidos por los representados. Por lo tanto, proponemos detraer 200 000 € de esta partida presupuestaria, para crear una nueva partida destinada a la celebración de elecciones agrarias.”

Para concluir el coordinador de URA ha dicho que: “debemos transmitirles nuestro más profundo pesar, pues comienzan ustedes por negarle algo tan elemental como es la democracia para elegir a sus representantes, y de ese mal, emanan muchos otro”