El Principado traslada al comisario europeo de Medio Ambiente la documentación que avala el plan de gestión del lobo

0
745

El consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial, Alejandro Calvo, ha facilitado al comisario europeo de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkevičius, la documentación que avala el plan de gestión del lobo de Asturias y la situación de la especie en el Principado. Calvo ha aprovechado la reunión que ha mantenido con el comisario en Bruselas, junto con sus homólogos de Cantabria, Galicia y Castilla y León, para reiterar su rechazo al cambio de catalogación de estos cánidos en España.

El titular de Medio Rural ha señalado que se trata de una cuestión que excede las fronteras nacionales, por lo que la Comisión Europea debe seguir abordando este debate. “Así lo seguiremos haciendo desde Asturias, junto con las comunidades loberas españolas y otros países de la Unión Europea en situación análoga”, ha explicado.

El consejero ha expuesto que el estado de conservación del lobo en Asturias es favorable, tal y como se recoge en los trabajos de seguimiento de la evolución de la especie realizados, que han supuesto un hito por el profundo conocimiento que aportan sobre el territorio y las manadas identificadas. Por ello, Calvo ha subrayado que el Principado mantiene su criterio en contra de la inclusión del lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespre), expuesto con claridad en la demanda de anulación presentada conjuntamente con Galicia, Cantabria y Castilla y León ante la Audiencia Nacional.

Además, ha explicado que se trata de un conflicto complejo que no puede valorarse únicamente en términos de la conservación de la especie. En este sentido, ha precisado que los daños continuados al ganado afectan directamente al futuro de la ganadería extensiva, base de los mejores productos asturianos; a la conservación de la biodiversidad y al medio rural en conjunto.

A su juicio, la responsabilidad del Principado es “dar soluciones” y, en estos momentos, sólo hay dos opciones: aprobar el programa o seguir sin controlar la población de lobos. «Los ganaderos no pueden permitirse que no hagamos nada”, ha incidido.

Asturias ha adaptado los instrumentos de gestión regional a la catalogación para poder gestionar y realizar controles mientras se mantenga esta situación.