Agrocontratación, plataforma para las relaciones entre comprador y vendedor de vacuno de carne

0
815

Entrevista a Antonio Rodríguez Pérez, gerente de Plataforma Agrocontratación.  La Plataforma Agrocontratación es un sistema electrónico cuya finalidad consiste en facilitar la comunicación entre los actores de la carne de vacuno, de modo que los trámites de comercialización resulten más sencillos y transparentes. Sus ventajas son que facilita la comunicación y el cumplimiento de la legislación española, concretamente la Ley de la Cadena Alimentaria, a bajo coste de gestión, sin que el hecho de trabajar con un número elevado de proveedores dispersos por el medio rural, complique el cumplimento de la ley. A los ganaderos y cebaderos les acerca a sus clientes y da mayor transparencia en los procesos de comercialización. Y al sector en general le ayuda en su compromiso por fomentar la sostenibilidad del sector y del medio rural a largo plazo así como reduce los costes de gestión de los productos, de modo que eso beneficie a todos los actores de la cadena.

-¿Cuándo nace la idea?

-El proyecto se fue fraguando desde hace tiempo. Trabajaba en una empresa con departamento de I+D donde nos dedicábamos a analizar problemas de diferentes sectores, uno de ellos fue el de la alimentación allá por 2012. Ese año curiosamente el Gobierno en Madrid empezó a trabajar en la Ley de la Cadena Alimentaria. Cuando ya se decretó la obligatoriedad del uso y regulación de contratos, nos pareció buena idea constituir una empresa especializada en ello. La Plataforma Agrocontratación ofrece mejorar las comunicaciones en el sector del vacuno, en el que hay por un lado 150.000 productores y por otro lado 4.100 empresas cárnicas, de las cuales 8 de cada 10 tienen menos de 10 empleados. Hay un problema de comunicación entre los dos colectivos y un tema legal que cumplir con la Ley de la Cadena Alimentaria. A veces en el medio rural funciona mucho el apretón de manos y los acuerdos verbales pero las relaciones hay que formalizarlas a través de contratos y es de lo que nos ocupamos.

-¿Cómo fue evolucionando la ley en estos años?

-En 2013 se hizo obligatorio firmar contratos. Con el tiempo se fueron incorporando mejoras y se endurecieron las sanciones. Hay del orden de 2.500 sanciones por un importe de 12 millones de euros por vulneración de esta ley que es compleja de cumplir. Creamos la empresa en 2018. Esa mejora que necesita el sector tiene muchas implicaciones, la primera que las Administraciones son responsables de que la ley se cumpla, nosotros para ello ofrecemos una herramienta tecnológica.

-¿Qué ventajas ofrece su plataforma?

-Ahorramos costes en las comunicaciones de grandes colectivos, en este caso empresas cárnicas y ganaderos, evitando las sanciones de incumplimiento de la ley, que aporta valor y beneficia a tus clientes. Nuestra empresa trabaja para empresas y productores y tenemos causa común con la Administración, les damos una solución tecnológica que incorpora el cumplimiento de la ley. Se trata de una plataforma informática donde prestamos servicio a diferentes colectivos. Una empresa cárnica por ejemplo necesita hacer compras en pueblos de la región, lo primero que tiene que hacer es formalizar una relación con el ganadero y un contrato, después de formalizarlo, que es un trabajo administrativo importante dependiendo del volumen tiene que organizar fechas de sacrificio de los terneros a lo largo del año. Nosotros a través de la plataforma habilitamos que se pueda formalizar el contrato, todas las gestiones y comunicaciones. La gestión ahorra tiempos y costes, es un trabajo muy administrativo. Otra cuestión asociada a la nueva reforma de la Ley es que a partir de enero del próximo año los contratos habrá que registrarlos en una herramienta de la Administración, para garantizar su cumplimiento.

-¿Ya tienen clientes?

-En Asturias se registran 425.000 movimientos de animales al año.  Ya estamos funcionando, contamos con tres millones de euros en mercancía transaccionada con el sistema. Para arrancar la empresa contamos con ayuda del IDEPA y del Centro de Empresas e Innovación.

-¿Cuáles son sus expectativas?

-Por supuesto trabajar en Asturias, pero tenemos capacidad para poder hacerlo en el ámbito nacional. Con nuestra plataforma, cumplir la Ley es más barato que saltársela, porque no habilitamos relaciones comerciales fuera ella y somos expertos en comunicaciones, los actores deciden los precios, en una negociación entre el que compra y el que vende. Ofrecemos una plantilla de contrato con las condiciones, donde hay una zona de precios, unas tarifas en función de la calificación del animal, es un sistema normalizado en la UE. En el contrato se especifica la tarifa de precios acordado entre vendedor y comprador y quién va a ser el calificador, trabajamos con IGP Ternera Asturiana. El sector debe de contar con herramientas modernas para trabajar, como tienen los demás sectores, así nos lo dicen los ganaderos. La digitalización es una herramienta para llegar a la especialización.