Propietarios forestales y empresas de selvicultura, paralizados por la demora de las ayudas

0
974

Casi cuatro millones de euros pendientes de que se resuelva la convocatoria anual de subvenciones para el desarrollo de zonas forestales destinadas a empresas privadas y propietarios particulares, convocadas por la Consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial, el pasado 15 de julio de 2021.

Esta convocatoria, financiada hasta en un 75% con fondos de la Unión Europea a través del FEADER, sufraga mediante distintas líneas, las actuaciones de creación de nuevas repoblaciones, mantenimiento de plantaciones existentes, tratamientos selvícolas, creación de sistemas agroforestales, defensa contra incendios, mejora de infraestructuras o restauración de zonas incendiadas, entre las más importantes; de las que se benefician cientos de propietarios forestales a lo largo de todos los años, pudiendo hacerlo como personas físicas, si se trata de propietarios que gestionan sus montes de forma individual, o como personas jurídicas en el caso de tratarse de montes cuya gestión se lleva a cabo en común, como es el caso de las Juntas Rectoras de montes vecinales en mano común, Juntas Gestoras en montes proindivisos, o Comunidades de Propietarios.

La importancia de estas subvenciones para Asturias es incuestionable, se trata de inversiones que llegan directamente al Medio Rural, a las zonas forestales, coincidiendo estas, con las zonas más envejecidas, despobladas y marginadas; a los propietarios que ven como se revalorizan sus montes, aumentando así el vínculo con los pueblos y en definitiva generando riqueza. Por otra parte, y no menos importante, es el efecto de la gestión del territorio que se alcanza por medio de la gestión forestal; las labores de desbroce, la mejora de infraestructuras, los tratamientos selvícolas y de defensa contra incendios, son actuaciones que de no existir estas ayudas, difícilmente los pequeños propietarios podrían afrontar en sus propiedades, con el consiguiente estado de abandono que se sucedería y los efectos adversos que conllevaría, como sería la matorralización de las zonas próximas a los pueblos, la desafección por los terrenos baldíos y el riesgo de producirse incendios forestales por la ausencia de gestión.

Para la Asociación Empresarial de Selvicultura y Medio Ambiente de Asturias (ASYMAS) apunta su presidente, Gabino Parrondo, «es necesaria una apuesta determinante de nuestra Administración por este sector trascendental en nuestra Comunidad Autónoma. Dotar de medios a la Sección de Ayudas del Servicio de Montes de la Consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial, es un reclamo a voces por parte de toda la cadena forestal de la región».