Ternera Asturiana, sostenibilidad y bienestar animal

0
209

Miles de ganaderías de pequeño tamaño, generalmente familiares, que unidas representan un enorme potencial productivo de carne de calidad, siglos de tradición ganadera poniendo en valor un origen, Asturias, un entorno y una manera de producción bajo parámetros de sostenibilidad medioambiental y bienestar animal. Esto resume qué es Ternera Asturiana.

Asturias es rural, Asturias es ganadera, desde tiempos inmemoriales. La IGP Ternera Asturiana es una pieza fundamental, vertebradora de esa realidad ganadera de Asturias, sustancial a su cultura, modeladora de territorio, guardiana de tradición vinculada al oficio ganadero. Pero mantenerla viva no sólo es cuestión de arraigo o nostalgia, sino de presente y expectativas de futuro, en la medida que la producción de carne en Asturias así entendida genera 33,6 millones de euros anuales al sector primario de la región.

Cualquier momento es idóneo para disfrutar de una buena carne y en Asturias tenemos muy a mano un “lujo” como la Ternera Asturiana y el Vacuno Mayor Asturiano, consideradas entre las mejores carnes de Europa por su terneza, jugosidad y valor nutritivo. “Contamos con una producción maravillosa y un entorno que lo permite. En Asturias tenemos un producto de excelente calidad bajo cualquier parámetro que se mire y grandes profesionales a lo largo de toda la cadena que lo hacen posible. Y el consumidor debe saber que comprando Ternera Asturiana está contribuyendo decisivamente al sostenimiento de campo asturiano y la economía de la región”, sostiene Rubén Fernández, ganadero y presidente de la marca.

Compromiso con el medioambiente a lo largo de toda la cadena de producción

El compromiso del Consejo Regulador de la IGP Ternera Asturiana hacia la producción respetuosa con el medioambiente y los animales en el proceso de cría, aspectos que cada vez preocupan más al consumidor, es firme. Y lo demuestra liderando proyectos en ambos sentidos, como el análisis de Ciclo de Vida de sus productos. El estudio, actualmente en ejecución, posibilitará tener una radiografía real del impacto que tiene la producción en relación a la huella hídrica, huella de carbono e impacto ambiental, desde la explotación ganadera al consumidor, y de esta manera poder tomar medidas para minimizarlo y llegar, en un futuro, a un clima de carbono neutro. “Sabemos que tenemos una producción respetuosa con el medioambiente, pero queremos ponerle números al impacto de poner en el mercado 1 Kilo de Ternera Asturiana. El camino de la sostenibilidad es el futuro, y nuestra producción tiene que abanderarlo”, indica Fernández.

Respeto por los animales en el proceso de cría garantizado.

“El etiquetado de la carne de Ternera Asturiana cuenta con el sello ‘Bienestar Animal controlado Ternera Asturiana’, aportando de esta manera una garantía adicional a los consumidores”, afirma Rubén.

En relación a la producción respetuosa con los animales en el proceso de cría, el Consejo ha puesto en marcha el sello ‘Bienestar Animal Controlado Ternera Asturiana’, poniendo en valor el control realizado de las condiciones de bienestar animal, más amplias, específicas y aplicables a su modelo de producción, que han de cumplir las explotaciones ganaderas y mataderos inscritos en la marca. De esta manera, integran sus auditorías en materia de bienestar animal en su sistema de control, realizado bajo los criterios de la norma UNE‐EN ISO/IEC 17065.

Ternera Asturiana viene aplicando mecanismos específicos de control documentado, en materia de bienestar animal, integrados en las inspecciones y auditorías que la entidad realiza sobre sus inscritos. El sistema sigue las especificaciones en bienestar animal definidas por el Farm Animal Welfare Council y por el Pliego de Condiciones específico, aprobado por la UE, para la producción de Ternera Asturiana, que establece aspectos propios, sólo certificables por el Órgano de Control de Ternera Asturiana, como el cumplimento de un periodo de amamantamiento mínimo de 5 meses o aspectos específicos derivados de los sistemas tradicionales de producción de carne en Asturias, que implican el aprovechamiento de recursos naturales y cría en extensivo, durante la práctica totalidad del año.

Además de los aspectos específicos de bienestar animal, en los controles se tienen también en cuenta otros aspectos relacionados, como los relativos a alimentación, identificación y registro o los correspondientes a la higiene de la producción ganadera.

El sello ‘Bienestar Animal Controlado Ternera Asturiana’ implica un proceso de inspección reglada, por parte de personal cualificado en base a su competencia técnica, que supone, además de controles administrativos continuos, la valoración in situ de aspectos fundamentales relacionados con el comportamiento y las posibilidades para el animal de satisfacer sus necesidades etológicas y de comportamiento; el estado general y de salud del animal; la ausencia de hambre y sed, con raciones adaptadas al estado fisiológico del animal, o la libertad de movimientos.

El protocolo implantado permite valorar, de forma objetiva, las condiciones de bienestar animal en las explotaciones ganaderas inscritas y es que los aspectos relacionados con la sostenibilidad y el bienestar animal preocupan a los consumidores, cada vez más concienciados con los aspectos éticos de los sistemas productivos.