Rosa María Rodríguez, alcaldesa de Belmonte: “Los paisanos son los que mantienen los pueblos abiertos”

0
1821

El despoblamiento y la falta de relevo generacional son los problemas que acusan los municipios asturianos de montaña. Belmonte no es ajeno a ello. “Intentamos revalorizar el mundo rural, tenemos que cuidar al paisano y la paisana, son una especie en peligro de extinción, como dijo Jaime Izquierdo. Los paisanos son los que mantienen los pueblos abiertos, los prados y hay que ponerlo en valor” afirma la alcaldesa.

-Háganos una valoración de la pasada Feria de la Huerta.

-Hubo más asistencia de público que el año anterior y consecuentemente más ventas según los expositores. La degustación de productos de la huerta a la plancha y la de sidra dulce, que es ya una tradición, resultaron un éxito y la muestra sobre el proceso de elaboración de escanda gustó mucho.

-¿Qué cifras de ganadería registra el municipio?

-Belmonte es eminentemente ganadero y esperamos que el sector agrícola se desarrolle, nos falta relevo generacional. Con las estadísticas de 2015 tenemos 184 explotaciones de ganado bovino, con 6.542 cabezas, mayormente de Asturiana de los Valles y algo de Asturiana de la Montaña. En equino contamos con 164 explotaciones y 1.102 cabezas, 28 de ovino con 234 cabezas y 13 de caprino con 166 cabezas. Las explotaciones se reducen en número pero se profesionalizan, con lo que no hay descenso en cabezas.

-En gastronomía la carne de ternera de Belmonte es muy valorada.

-Contamos con unos pastos estupendos y aún se hace algo de trashumancia. Los pueblos vaqueiros aún llevan el ganado para La Peral o El Puerto de Somiedo. La carne belmontina es muy valorada.

-¿Qué dificultades tiene Belmonte?

-El despoblamiento es el mayor hándicap. Se mejoró la comunicación con Oviedo, pero no notamos aún el efecto contrario, que venga gente a vivir aquí aunque trabajen fuera. Estamos analizando posibilidades como facilitar la rehabilitación de vivienda. Intentamos ofrecer los servicios básicos para que la población esté bien atendida, desde los que son públicos como Centro de Salud, Centro de Servicios Sociales, un Centro Deportivo, campo de fútbol, el colegio… No tenemos instituto, pero estamos intentando recuperar primero y segundo de la ESO, se perdió por tener pocos alumnos que actualmente acuden a Grado y Salas. Por otra parte tenemos problemas de Internet, nos gustaría que fuese asequible y de calidad en todo el municipio, en la villa hay ADSL.

-¿Cuál es la siguiente cita en Belmonte?

-Las Jornadas Gastronómicas del Pote de Berzas y la Carne Roxa son en noviembre, organizadas por la hostelería. La Feria del caballo es el último fin de semana de marzo. Es una atracción turística muy potente, a parte del interés que tiene para ganaderos y criadores. Es un concurso de caballos de raza y cruzados, de montura y de tiro.

-Forman parte de la red Ciudades Amigas de la Infancia. Háblenos de ello.

-Sí, es un sello que otorga Unicef para poner en valor los derechos de la infancia y la adolescencia a nivel de municipio. Te comprometes a cumplir una serie de requisitos, el derecho a la participación, que los niños opinen. Aquí hicieron un estudio sobre el estado de las instalaciones deportivas y lo que había que mejorar. Tendremos un encuentro en Santander en noviembre, de consejos de infancia a nivel estatal. Menores de 18 años hay unos 90 niños en todo el municipio, por ello organizamos actividades intergeneracionales.

-¿Colaboran con las excavaciones arqueológicas de Vigaña y Linares?

Sí, desde hace varios años. Se trata de una investigación arqueológica que lleva a cabo Margarita Fernández Mier, de la Universidad de Oviedo. Se investiga la Arqueología Agraria buscando el origen de las aldeas. Intentamos revalorizar el mundo rural, tenemos que cuidar al paisano y la paisana, son una especie en peligro de extinción como dijo Jaime Izquierdo, y es cierto. Los paisanos son los que mantienen los pueblos abiertos, los prados y hay que ponerlo en valor.