Nace Unión Rural Asturiana (URA), una nueva organización profesional agraria

0
1122

Esta mañana se presentaba a los medios de comunicación Unión Rural Asturiana (URA), una organización profesional agraria nacida en Asturias, por y para la defensa de los intereses del medio rural asturiano. URA surge de la preocupación «por los gravísimos problemas que padece el agro astur y sus gentes, que lo están avocando a la extinción irremediable, mientras los tradicionales sindicatos, subvencionados por el propio Gobierno, parecen asumir la situación con mansedumbre. Denunciamos que existe una reconversión oculta del sector primario agrario, asfixiando al pequeño y mediano productor en beneficio de la gran industria, acabando así con los pueblos».

URA también denuncia los precios por debajo del coste de todo tipo de productos agrarios. «Esto ocurre por las importaciones masivas, las maniobras especulativas y el marketing de las comercializadoras y las grandes superficies, y por el beneplácito de los gobiernos autonómico y central. No se redactan leyes en defensa de nuestros pequeños productores, ni se atreven a aplicar alguna existente. Denunciamos que falta un fomento y promoción real de la producción local asturiana, ahogada con normativas absurdas. Nos expulsan de nuestro territorio con sus Parques Naturales por un lado y con sus expropiaciones para las grandes empresas y sus eólicos por otro», explicaron en la presentación.

Alegan que los sindicatos convencionales COAG, UCA y ASAJA, «en vez de presionar a la Administración Asturiana para intentar revertirla, se mantienen callados a cambio de seguir teniendo el soporte económico del Principado».

URA se diferencia de cualquier otra organización «porque nace del campo para el campo, en
su ADN, y en sus propios estatutos, se prohíbe la percepción de dinero o financiación
pública así como cualquier tipo de vinculación con ningún partido político, para garantizar su plena independencia, y evitar además su utilización como trampolín para saltar a la política o para la obtención de cualquier otro beneficio o interés particular espurio, pero lo más importante es su vocación de unificar todos los esfuerzos posibles de aquellos que
compartan el interés por la lucha que permita a nuestro medio rural desarrollarse, y
progresar» afirman.

URA tiende la mano a todas las organizaciones, asociaciones, colectivos de cualquier naturaleza, también a los partidos políticos, y a las personas individuales, para
comenzar juntos «el camino de la conquista de los derechos que, poco a poco, nos han ido
arrebatando. Estamos dispuestos a dar la batalla en la defensa férrea de los derechos e
intereses del rural asturiano y en ese camino, contamos con todos vosotros.
Queremos comenzar nuestra andadura demostrando nuestra voluntad de colaborar con
otras entidades. Próximamente solicitaremos reuniones con La Consejería de Medio Rural,
Partidos Políticos y Sindicatos Agrarios y con el propio Presidente D. Adrián Barbón».

Las principales reivindicaciones de Unión Rural Asturiana son:
-Aplicación inmediata y seguimiento eficaz de la Ley de la Cadena Alimentaria para asegurar que podremos vivir dignamente de nuestro trabajo.

-Reforma de la Ley de Caza para asegurar daños asumibles, con tasaciones completas,
justas e independientes, así como cobros rápidos.

-Devolución de los montes a las comunidades vecinales que lo solicitan.

-Plan Estratégico en favor de la reciella (ovejas y cabras), para impulsar el sector que mejor representa la sostenibilidad del monte asturiano, evitando la matorralización y, con ello, los incendios.

-Defensa eficaz del poblamiento tradicional vinculado al mundo agrario, para evitar una
colonización de los pueblos que resulte más destructiva que constructiva. La convivencia
con los nuevos habitantes del medio rural pasa porque estos respeten los usos y
costumbres de los lugareños, especialmente cuando nos referimos a los productores
agrarios.

Instan al Gobierno regional, a que desarrolle «una Ley ambiciosa que contemple una defensa del rural y del sector primario, de los pueblos y sus habitantes, que incluya como la homóloga francesa, la consideración como bien inmaterial de todos los asturianos los sonidos y los olores rurales, para que nuestros gallos y cencerros puedan seguir cantando con tranquilidad», concluyen en su comunicado.