Los ganaderos se solidarizan y no acuden a la Feria de San Cipriano en Panes

0
2215

Esta mañana no hubo Feria de San Cipriano en Panes. Ningún ganadero acudió con animales a la zona habilitada para tal fin con motivo de la protesta convocada por Ganagri para mostrar su disconformidad ante las Administraciones por el precinto de varias cuadras en Suarías. Los ganaderos se han solidarizado con los afectados. El conflicto comenzaba el mes de febrero tras las denuncias de algunos vecinos por malos olores y ruidos ante el incumplimiento de la normativa de actividades molestas. Este problema concreto en el municipio de Peñamellera Baja puede ser extensible al resto de la región, a otros municipios donde las cuadras tradicionales que carecen de licencia de actividad son utilizadas para guardar el ganado en los meses de invierno. “De no modificarse la normativa este grave problema provocará el cierre de explotaciones”, explica Ramón Fernández, representante de Ganagri, que también afirma que este tipo de estabulaciones ganaderas “deberían tener la licencia de actividad de oficio sin más trámite”.

El pasado lunes, el Ayuntamiento de Peñamellera precintó cinco cuadras en Suarías ya que sus propietarios no habían tramitado la licencia de actividad y se habían recibido quejas de algunos vecinos. Para Ganagri la solución es que los Ayuntamientos adapten las normativas urbanísticas ya que por ejemplo, en el caso de Suarías “es imposible realizar naves a más de 200 metros del núcleo rural como exige la normativa actual” por cuestiones orográficas. Por otra parte, las restricciones medioambientales son muy difíciles de cumplir por cuadras antiguas. Foro Asturias ya ha registrado una enmienda a la ley de calidad ambiental que se debatirá en la Junta del Principado. Ramón Fernández incide en la necesidad de legalizar las cuadras existentes dentro de los pueblos.

José Antonio Villar Hevia, es un ganadero jubilado de Suarías cuyo sobrino se ha visto afectado porque dos de sus cuadras fueron precintadas el pasado lunes. “Tenemos CEA de hace muchos años y Suarías estaba reconocido como pueblo ganadero de alta montaña. Cada vez sacan peores leyes y el campo se va a la ruina, no contamos con ningún apoyo. En Asturias hay miles de cuadras como las nuestras, esto es un pueblo, llevamos aquí toda la vida y creo que los que vienen de fuera son los que se tienen que adaptar”, explica. De momento los animales están en las fincas “y en invierno se tendrán que quedar fuera”.

Desde el Ayuntamiento de Peñamellera Baja se intenta dar solución a la problemática, ya que algunos ganaderos afectados sí han tramitado la licencia de actividad y se está gestionando esos expedientes que deberán cumplir las normas del reglamento de actividades molestas.