Asturias recibirá 7 millones en ayudas para los sectores de vacuno, ovino y caprino de carne

0
1186

Asturias recibirá 7.031.018 euros en ayudas para los sectores de vacuno de cebo, ovino y caprino de carne afectados por las consecuencias económicas derivadas de la invasión rusa en Ucrania. Estos fondos incluyen también una partida para el sector avícola de carne y para la cría de conejos.

El vacuno de carne recibirá la mayor parte de los fondos: 6.890.253 euros para vacas nodrizas y 71.950 para cebo, mientras que al ovino y el caprino de carne le tocarán 59.965 euros. Por su parte, el sector avícola de carne ingresará 2.936 euros y la cría de conejos, 6.445. Las ayudas corresponden al fondo de 193,47 millones que ha movilizado el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, de los que 110 van destinados al vacuno de carne y 31,7, al ovino y caprino de carne.

El real decreto que establece las bases reguladoras para la concesión directa de esta ayuda excepcional se publica hoy en el Boletín Oficial del Estado (https://ddei5-0-ctp.trendmicro.com:443/wis/clicktime/v1/query?url=https%3a%2f%2fcutt.ly%2fBJFCLnx&umid=828F0D38-E0F0-7005-810E-3BC93A0CFEC1&auth=4ceff9107ab9c25786f1a828bbcb8ff8204474b0-b0232c7d53d8ecc39c527fa5bff3e0e62b2ed40d). De los 193,7 millones de presupuesto, 128,98 se financian con cargo a los Presupuestos Generales del Estado y 64,49 corresponden a fondos europeos.

Esta medida forma parte del plan nacional de respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la guerra de Ucrania, dotado con más de 430 millones para los sectores agrario y pesquero. En este marco, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación está abonando subvenciones específicas, que movilizan 169 millones, para productores de leche de vaca, oveja y cabra afectados por esta situación. De esa cantidad global, Asturias recibe 12,3 millones para el sector lácteo, unos fondos que beneficiarán a 1.545 ganaderos y ganaderas de leche, mayoritariamente de vacuno, pero también de caprino y ovino.

Las ayudas específicas contribuyen a compensar el incremento de los costes de producción de las actividades más afectadas del sector primario por el aumento del precio de la electricidad, los piensos para alimentación animal y los combustibles.