Cangas del Narcea recupera una rosa única en el mundo

0
993

Asturias ha iniciado el cultivo de una rosa única en el mundo, con aplicaciones para la industria de alta perfumería y cosmética, la medicina e incluso la gastronomía. La flor se llama Rosa Narcea en honor a su concejo de procedencia, Cangas del Narcea, y ha sido recuperada por un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que ha creado una empresa de base tecnológica (EBT) para la producción y comercialización de aceites, entre otros derivados.

El consejero de Ciencia, Innovación y Universidad, Borja Sánchez, visitó ayer tres de las zonas de cultivo donde crecen los primeros ejemplares, procedentes de esquejes y plantas in vitro. La investigadora Carmen Martínez, acompañada por uno de los miembros de su equipo, José Luis Santiago, ha explicado la historia de la recuperación de esta rosa antigua, que encontró casi por casualidad en el jardín de la casa familiar de la localidad de Carballo/Carbachu y que los científicos han recuperado y analizado genéticamente.

Actualmente hay un número muy reducido de variedades de rosas antiguas cultivadas en Europa, concretamente en Francia y en Bulgaria, a las que ahora puede sumarse Asturias, a través de la EBT Aromas del Narcea. La flor, de color y aroma especiales, solo brota en mayo y su recogida debe realizarse de forma manual y durante la noche, para que los pétalos no pierdan su olor.

Las parcelas de cultivo se encuentran en Carballo/Carbachu, Cibea y Genestoso/Xinestosu, en el valle del Narcea, a distintas altitudes para comprobar las mejores condiciones de desarrollo de la planta. Los investigadores y promotores de la empresa innovadora confían en ir aumentando la producción de ejemplares hasta llegar a cultivar unas 50 hectáreas, con la colaboración de vecinos y del Ayuntamiento de Cangas del Narcea.

Borja Sánchez, que ha realizado la visita acompañado por el alcalde del municipio, José Víctor Rodríguez, ha puesto la EBT que impulsa el proyecto como ejemplo de emprendimiento y transferencia de conocimientos desde el ámbito de la investigación y como fórmula para reactivar la zona rural. “Es una muestra de que se puede emprender desde cualquier lugar, de que siempre hay que buscar dónde está la cadena de valor y, en este caso, es especialmente relevante que se haga desde aquí, desde Cangas del Narcea”, ha indicado.

El titular de Ciencia ha recordado que desde su departamento existe un protocolo de colaboración con el CSIC para identificar patentes que puedan ser explotadas por empresas y que generen valor para el territorio.

Además, ha incidido en que la plataforma del CSIC a la que pertenece el grupo de investigación de la Rosa Narcea, denominada Alcinder (Alternativas Científicas Interdisciplinares contra el Despoblamiento Rural), está centrada en iniciativas de emprendimiento basadas en la I+D+i, con el fin de contribuir a fijar población en áreas geográficas castigadas por el abandono del mundo rural.

En Asturias, actualmente hay unas 200 compañías de base tecnológica, de las que cerca de 60 son además filiales (spinoff), es decir, iniciativas empresariales que proceden de la universidad o de centros de investigación.