UGT del Nalón y UCA proponen una apuesta firme por la ganadería extensiva

0
720

La Unión Comarcal de la Unión General de Trabajadores del NALÓN y la Unión de Campesinos de Asturias UCA, ha propuesto una moción ante la crisis que afecta al medio rural y a la ganadería extensiva. Propone que la ganadería extensiva sea declarada una actividad estratégica y prioritaria en la Comarca del Valle del Nalón y en el Principado de Asturias así como declarar a los ganaderos y pequeños agricultores figuras de protección especial de manera que prevalezcan los usos, costumbres y necesidades vinculados a este tipo de ganadería y agricultura sobre el resto de actividades y funciones del territorio, dada las implicaciones sociales, culturales, económicas y medioambientales que este sector tiene en la actual transición ecológica.

Definen la ganadería extensiva como la principal actividad económica de los pueblos y la responsable de la configuración y conservación de los paisajes rurales enmarcados bajo diferentes espacios naturales protegidos utilizados como reclamo turístico. Las explotaciones de carácter familiar «son la mejor herramienta para frenar la despoblación, siempre y cuando seamos capaces de hacer de la ganadería una actividad atractiva para nuestros jóvenes y asegurar así el relevo generacional». Señalan que la riqueza y diversidad etnográfica de los pueblos está asociada al patrimonio cultural en forma de construcciones auxiliares a la actividad agroganadera (hórreos, cuadras, cabañas…) y «necesita una protección efectiva que permita la conservación tanto de su forma como de su función, y no de leyes absurdas que aceleren su abandono y abran la puerta a conflictos entre vecinos, que en muchos casos se están saldando con la expulsión de la ganadería de nuestros pueblos». En referencia a la escalada imparable de los costes de producción se suma «un estancamiento del precio de los productos agrarios sin precedentes, por lo que se debe instar desde los ayuntamientos al Ministerio competente a la aplicación inmediata de la Ley de la Cadena Alimentaria, para que nuestros agricultores y ganaderos puedan vivir dignamente». Además señalan que «la cabaña ganadera comarcal cuenta con una buena representación de las razas autóctonas asturianas, capaces de proveernos de productos gastronómicos singulares y de alta calidad, cuyo consumo debe ser fomentado por las administraciones públicas en: la restauración local, los comedores escolares, las residencias de ancianos, así como en el hospital comarcal, entre otros».

Con respecto a la protección del lobo con su inclusión en el LESPRE opinan que «se deja a la cabaña ganadera extensiva desamparada y expuesta a los ataques del depredador. Coincide en el tiempo con la reciente apertura del Hospital de la Fauna en Sobrescobio, por lo que reclamamos la habilitación de un área de tratamiento y recuperación para ganado que sufra los ataques de éste u otro depredador y necesite cuidados especiales».

En referencia al turismo rural como motor económico de los pueblos de la Comarca creen que «se necesita una regulación paralela de esta actividad que defienda los usos y costumbres locales, especialmente en lo relativo a la interacción de turistas y visitantes con las actividades tradicionales y los vecinos de nuestros pueblos. La colación de carteles explicativos priorizando el tránsito de ganados y vehículos agrarios por las sendas turísticas (antiguas rutas ganaderas) y el acceso a las fincas o la interacción de las mascotas con el ganado».

En la Comarca existen actividades primarias vinculadas a la ganadería extensiva con potencial de crecimiento, como la miel o la industria agroalimentario del “Quesu Casín”, «las cuales deben preservar como señas de identidad propia su calidad, carácter artesanal y vinculación estrecha con la Comarca».

Con respecto a los montes comunales «son un recurso pendiente de aprovechar sosteniblemente. Las amplias superficies de matorral que cubren gran parte de nuestros montes, allí donde tengan potencialidad ganadera, han de ser transformadas en pastizales que apoyen a la base de nuestras explotaciones y menguar así su dependencia de cereales y forrajes del exterior». Para hacer frente a los incendios forestales opinan que «es fundamental disponer de una malla bien entretejida de prados y cultivos en equilibrio con superficies forestales de matorral y bosque; para conservar y proteger esa malla la ganadería extensiva es una herramienta fundamental».

En plena transición ecológica y fiebre por la captura del carbono, ven a la ganadería extensiva como su mejor aliado «en el fomento y conservación de uno de nuestros sumideros más eficientes y seguros: los pastos permanentes».

12) La declaración de espacios naturales protegidos, caso del Paisaje Protegido de las Cuencas Mineras o del Parque Natural de Redes, ha de ir acompañada de medidas eficaces que reconozcan el papel de la ganadería extensiva en su configuración y conservación, así como de procesos participativos en la toma de decisiones que involucren a todos los vecinos en el diseño de la normativa y en la distribución de los recursos financieros que rigen el futuro de estos territorios.

Instan a todos los grupos políticos de los ayuntamientos del Valle del Nalón a apoyar a la presente moción como expresión de la coherencia con el futuro de una Comarca que no se acaba de recuperar de la reconversión minero‐industrial, y que no se puede permitir la pérdida de una actividad en “peligro de extinción” como es la ganadería extensiva, por las implicaciones reseñadas y como garantía del desarrollo sostenible de las generaciones presentes y futuras.